Seleccionar página

El año 2020 ha resultado ser un periodo convulso, lleno de incertidumbre, inseguridades, y también cargado de novedades en cuanto a nuestros hábitos de vida y consumo, cambiando incluso la forma de relacionarnos y comunicarnos.

Proyectos, acciones, actividades de todo tipo, se han visto obligados a cancelarse, cambiar de fechas o modificar su formato. Si hablamos de cultura, toda esta situación ha sido un duro golpe para este sector. Y La Caldereta Sala de Exposiciones, en San Mateo, no queda fuera del alcance de las consecuencias de todo lo padecido, cuya causante ha sido la crisis sanitaria provocada por la COVID-19.

Aún así, desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Vega de San Mateo, y también desde el resto de departamentos, se ha hecho todo lo posible por no perder la continuidad ni la proyección de proyectos expositivos dentro de la actividad habitual de este espacio expositivo municipal.

Aunque es innegable el hecho de que La Caldereta ha visto reducida considerablemente la cantidad de visitas a sus exposiciones, también es posible decir que esto ha provocado una pequeña reinvención respecto a su forma de hacer. Al buscar nuevas formas de llegar al público, desde La Caldereta se ha intentado proponer proyectos alternativos y llamativos en cuanto a contenido, además de hacer especial incidencia en su perfil de Facebook, tratando de adaptarse a la nueva realidad del consumo cultural post COVID-19. De esta forma, rediseñar estrategias de dinamización y mediación cultural se hace imprescindible para no quedarnos atrás y continuar ofreciendo un punto de encuentro entre la cultura y el arte en La Vega.

Tal es así, que desde que se pudo poner en marcha la actividad expositiva, atendiendo a la normativa que en todo momento se iba publicando respecto a la crisis sanitaria, La Caldereta reinició su dinámica, ajustándose a las medidas de seguridad establecidas y reprogramando los proyectos expositivos y actividades a desarrollar en sus instalaciones.

No obstante, el año comenzó de manera normal, ofreciendo las exposiciones previstas en los primeros meses de 2020. Así, la muestra de las obras provenientes de las exposiciones de 2019 se realizó sin problema alguno. Lo mismo sucedió con el proyecto de la artesana Estrella Suárez, quien bajo el título <<Botón y cuenta nueva Crochet>>, mostró todo tipo de creaciones realizadas por ella misma, y tratando de reinventar el ganchillo, proponía nuevas utilidades a las piezas creadas (estuches de gafas, bolsos, monederos…).

No podemos decir lo mismo respecto al proyecto expositivo presentado por Elena Hidalgo. Siendo su primera exposición individual, La Caldereta pretendía realzar la figura de esta joven creadora potenciando los valores de la celebración del 8 de marzo en San Mateo y en la comarca centro de Gran Canaria. Su exposición <<Continuo discontinuo>>, tras una semana de haber sido inaugurada, fue obligada a clausurarse prematuramente debido al anuncio del estado de alarma por parte del Gobierno nacional, decretado el 14 de marzo y durando hasta entrado el mes de junio.

Ilusiones, proyectos, experiencias… Todo pausado hasta comenzar de nuevo la actividad. Y no ha sido fácil. No fue solo reprogramar La Caldereta. Fue también recuperar la confianza de sus visitantes, del colectivo de artistas que han pasado y pasan por este hito municipal. Fue también recuperarse del duro golpe que asestó la pandemia a nuestras vidas, estados de ánimo y a la esperanza que día a día se le pone al arte y la cultura por hacer de este mundo un mundo mejor.

Tras la reactivación gradual de la actividad habitual, La Caldereta fue reubicando las exposiciones suspendidas a la vez que se vio en el reto de reprogramar de la nada para cubrir fechas que habían quedado vacías. Y la primera exposición tras el confinamiento, <<Exprésate Realidad Exprésate>>, fue uno de los resultados de esa imprevista reinvención. En este proyecto se animó a participar a artistas que tenían fecha para 2020, artistas locales y también al alumnado de la Escuela Municipal de Dibujo y Pintura. Iniciativa apoyada por el colectivo artístico, a través de la que se buscaba intentar dar respuesta o expresarse ante una situación tan frustrante como la vivida. Una idea bien recibida por parte del público.

La sala expositiva continuó en septiembre su andadura con la tradicional Exposición Colectiva de Artistas de San Mateo, donde una vez más, este colectivo respondió y se llevó a cabo una exposición sobre las tendencias más actuales del arte en San Mateo.

La reprogramación de exposiciones nos llevó hasta Rafael Segura Calzada (RAF), con su proyecto <<Blanco y Negro y viceversa>>, una muestra de trabajos realizados en grafito que sorprendió en la agilidad en el trazo y uso de esta técnica. Inés Pacheco y Ariadne Duque Acosta presentaron su idea <<Afinidades>>, donde ambas artistas se encontraron en un diálogo entre sus obras que se sumergía entre figuras en acuarela del cuerpo humano.

Finalmente, el proyecto <<El poder de la Mujer Himba>> del fotógrafo Jorge Vilar, es la exposición que ha dado cierre a un año lleno de situaciones hasta hoy, impensables. Vilar ofreció a través de su lente la vida de un poblado de Namibia en el que la figura de la mujer es imprescindible para la subsistencia y existencia del propio pueblo.

Como avance para 2021, un nuevo año que vendrá con mucha fuerza y nuevos retos, La Caldereta Sala de Exposiciones propondrá nuevas ideas e iniciativas. Una vez más el año lo abrirá la presentación de las obras de los fondos municipales de 2020. También albergará una nueva edición de la Fotográfica San Mateo, una muestra de vestimenta canaria, las tradicionales exposiciones colectivas del alumnado de la Escuela Municipal de Dibujo y Pintura y otra de Artistas de San Mateo por las fiestas patronales, y nombres como Beatriz Beneyto Naranjo, Juan Cabrera o Chano Grimón, sonarán entre sus paredes.

Esperando recuperar poco a poco la actividad cultural del municipio y de La Caldereta, solo nos queda estar atentas y atentos a las actividades y exposiciones que se ofrecerán desde Vega de San Mateo, para que así el sector cultural también se vea beneficiado y recuperado en la medida en que sea posible en este municipio de medianías de Gran Canaria y en todo su entorno.