Seleccionar página

«Presento el garabato como un nuevo lenguaje escrito aún por descubrir»

Saskia Rodríguez

Ejercicios de desletreo, hacia un nuevo lenguaje. Esta frase nos pulula por la cabeza cuando comenzamos la visita a la exposición que hoy nos ocupa.

El lenguaje, junto con su grafía y su sonido, son elementos indispensables para alcanzar una comunicación eficaz y eficiente. Hallar manifestaciones artísticas a este respecto provoca que realicemos ejercicios mentales que nos llevan a un grafismo propio, nuevo, imaginario. Los ejercicios de desletreo con los que Saskia Rodríguez nos reta, nos dirigen indiscutiblemente hacia un nuevo lenguaje y una nueva situación. Y perfectamente podrían traducirse en nuevas oportunidades.

«Ejercicios de desletreo«, una exposición ofertada por el Centro de Artes Plásticas del Cabildo de Gran Canaria, se ubica entre el 20 de enero y el 25 de febrero de 2022 en la joya arquitectónica que es Vegueta, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Siguiendo la línea de Saskia, nos atrevemos a desletrear el contexto histórico, social y cultural y de estilos arquitectónicos varios que es Vegueta. Lo escrituramos ante un espacio cultural artístico y contemporáneo, y ante una exposición que nos conduce a plantearnos nuevas formas de comunicación, efectivas y eficaces. Nuevas formas capaces de resolver los debates del pasado, presente y futuro.

La comunicación, además de a la cultura, está ligada al símbolo o al significado, y se terminan tratando todos estos elementos como un todo para lograr un sentido en ese intercambio de datos, uno de los resultados intrínsecos de comunicarnos.

Ya nos decía Ángel Sánchez que «la aculturación es un fenómeno que se produce universalmente cuando una cultura más desarrollada que la que encuentra en tierras vírgenes se proyecta mediante argumentos e imágenes […]«. Y la comunicación y el lenguaje juegan un papel fundamental en este ámbito, para bien o para mal.

Sin embargo, con los ejercicios de desletreo que la creadora grancanaria propone, se previsualiza una necesidad de (re)significar al propio hecho de comunicar, e incluso de dilucidar el propio origen del lenguaje. O quizá de los diversos lenguajes que existen, han existido o existirán. La característica nómada de Saskia Rodríguez -haber vivido fuera de su territorio de nacimiento- ha sido quizá detonante importante y necesario para que en su recorrido se cuestionase las formas del lenguaje, su evolución y su derivación en comunicación. Pues, el lenguaje es importante para comunicarnos, y se necesita de la comunicación para entendernos, tanto dentro como fuera de la propia cultura, idioma o límite geopolítico.

Podríamos también decir que los ejercicios de desletreo ante los que nos encontramos, son una pequeña oda al esperanto, también a la esperanza. Por qué no dirigirnos hacia una nueva construcción cultural después de haber deshilado el lenguaje, y por ende la comunicación.

¿Significan lo mismo lenguaje y comunicación? Un juego semántico al que Saskia Rodríguez nos invita a participar una vez entramos a la sala para visionar «Ejercicios de desletreo»; y es por ello que quien se coloca delante de sus lienzos o de sus libros papeles, o de sus anotaciones, se dirige indiscutiblemente hacia un nuevo lenguaje que nace de lo abstracto, de la no forma. Un sistema nuevo de comunicación. Una juguetona provocación.

Desde el pictograma mesopotámico, pasando por los jeroglíficos egipcios, la escritura greco-romana, la cirílica o los sinogramas orientales. Un largo recorrido ha realizado la Humanidad, junto con el que ha desarrollado la capacidad de transformación y adaptación del lenguaje, ante las necesidades imperantes de cada momento. Un rico patrimonio que ha permitido que contemos hoy día con un impresionante acervo cultural a nivel mundial.

¿Busca Saskia Rodríguez con «Ejercicios de desletreo» una nueva forma de comunicación? ¿O solo desea que se deje volar la imaginación en cada lienzo que crea? Así, sería el propio espectador quien significara el mensaje (de)compuesto, quizá abstracto, quizá codificado que comparte la artista. De esta forma el mensaje pasa de mano en mano y se modifica, no es igual al original, como si de una copia de una copia de una copia, se tratase. Un nuevo lenguaje se está gestando. Una nueva forma de comunicación se está creando.

Y es esto lo que quizá la artista grancanaria demanda a través de su expresión artística, un nuevo comienzo del lenguaje, de la palabra.